Me sentí querida por Dios

Me sentí querida por Dios

En el nombre de Dios el Clemente el Misericordioso

ME SENTÍ QUERIDA POR DIOS

Cuando me preguntan ¿por qué me convertí al Islam? Recuerdo cuando leía literatura acerca del islam en cuanto al sentido de vida,  valores, derechos y obligaciones del ser humano, me di cuenta que justo ahí    ¡Encontré mi sentido de vida!   principalmente en la creencia al Único Poderoso, Creador de todo cuanto existe, me quedé perpleja, me enamoré del Islam al instante, debido a que aprendí acerca de la verdadera confianza a nuestro Creador.

Porque en el islam se tiene una verdadera confianza al Señor, cuando realmente se tiene fe en Él,   libera tu existencia, si, si, el monoteísmo libera tu existencia,  el mundo cobra sentido y cambia tu manera de ver las cosas. Porque, por más que te esfuerces Alláh tiene la última palabra de la vida, de las cosas, de los asuntos buenos y malos en esta vida.

Al final todo es plan superior.

Entendí que mis errores, los errores de los demás, el concepto de sí hubiera hecho,  si hubiera podido…,  son palabras que te atan a un círculo que no está en tus manos, porque te sientes culpable y te sientes mal.  El Islam te libera de cargas pues sabemos que nada pasa sin que Alláh lo permita.

Sartre afirmaba que el hombre está habitado desde el principio por la nada, de manera que la condición humana está compuesta, a la vez, de ser y sobre todo, de no-ser. “El hombre no es otra cosa que lo que él hace de sí mismo”.  

Me gustaban estos diálogos existencialistas pero eran tan solitarios,  tan fríos,  tan débiles ,  sentía una carga muy pesada poder solo confiar en mí,  sin creer en lo divino, sin pensar que alguien te guía,  alguien que te hecha la mano, sentirte solo en el mundo, solo,  que no hay nada.

Cuando escuché que todo tiene un propósito en la vida, que Alláh nos creó y nos dejó una guía para la humanidad, para vivir bien en esta vida y en la otra, me sentí abrazada, no abandonada, me sentí querida por Dios, cuando me explicaron que toda existencia, tenía un propósito desde antes de nacer, que nada pasa sin que Él lo permita,  que la vida está llena de lecciones para hacernos mejores personas, que Alláh no es injusto, cada quien obtendrá lo que merece, que Alláh nos ama más que una madre ama a su hijo, que ante todo es Perdonador y Compasivo, que si yo me acerco a Él, Él se acerca más a mí.

Me sentí querida por Dios.

Conocí acerca de los derechos y obligaciones del ser humano para transitar por esta vida de una manera honrada, legitima, haciendo el bien a los demás , respetando los derechos de los demás,  sin hacerle mal a nadie , buscado siempre ser transparentes , sintiéndome querida por Dios, escuchada, y aprendiendo que cometemos errores pero si tenemos esperanza en Dios;  esos errores serán una lección,  nos harán mejores personas. Si creemos realmente en Él, si confiamos realmente;  se va a ir el sufrimiento, la envidia, las tristezas, la desesperación, la incertidumbre. Supe que si tenía hijos algún día,  quería que fueran musulmanes, que tendrían todas las herramientas para ser felices en esta vida y en la otra. Finalmente supe que se sentirían amados y queridos por Dios.

Dice Alláh en el Corán:

A quien Dios quiere guiar le abre el corazón para que acepte el Islam.

Corán 6:126.

Deja un comentario

Cerrar menú