Sumayah

Sumayah

   Bismillahi  Rahmani  Rahim

 Sumayyah bint Khabat (Que Alá esté complacido con ella) 

   Tres hermanos salieron de Yemen para ir a la Meca. Se enteraron de esta ciudad y quería experimentar su cultura y participar de sus diversas actividades sociales. Uno de ellos se llamaba Yasir . Los dos últimos partieron, volvieron a casa a Yemen después de algún tiempo, pero Yasir le gustaba vivir allí tanto que decidió quedarse permanentemente. Abu Huthaifah tenía una esclava muy inteligente y sensible en su casa, Sumayyah. A su debido tiempo se casó con Yasir.

   Fue un matrimonio feliz y pronto tuvieron un hijo al que llamaron ‘Ammar. Abu Huzzaifah era un tipo muy amable, un hombre cariñoso y generoso, y liberó a la familia de su esclavitud, él siguió manteniendo buenas relaciones con ellos y muy a menudo les ayudó con dinero también. Yasir tuvo dos hijos más, a quienes llamó ‘Abdullah y Hareeth. Este último fue asesinado antes de la llegada del Islam, y con esta tragedia, el infortunio parecía comenzó a perseguir a la familia.

   Sumayyah bint Khabat (Que Alá esté complacido con ella). Fue una de las primeras siete personas en ser iluminados por el Islam y quienes hicieron juramento de fidelidad al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él). Ella se encuentra entre las grandes compañeras mujeres. El Islam es único en el sentido de que el valor de una persona no depende de su color, raza, idioma, sexo o nacionalidad. Los ideales son la pureza de corazón y el obrar bien  en todo. Como Alá dice:

  «Y en verdad que el más noble de vosotros ante Alá es el que más Le teme. Alá es Conocedor y está perfectamente informado.» (49:13)

   Por lo tanto, una persona que desea para su prójimo lo que desea para sí mismo, que es amable con sus semejantes por la causa de Alá (Glorificado y enaltecido sea), es el que cumple su compromiso cuando es puesto a prueba.


   Los Quraish de La Meca no podían dañar al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) por el poder y la posición de su tío Abu Talib. Abu Bakr Siddiq (Que Alá esté complacido con él) también fue un hombre muy poderoso por la riqueza de su tribu y su influencia personal. Pero el musulmán común, sea hombre o mujer no se libró de cualquier tortura inimaginable o tormento.

*******

   Sumayyah, su marido y su hijo ‘Ammar, eran muy a menudo el blanco de la crueldad de los Quraish. En una ocasión, el Profeta estaba pasando por el mercado y vio a los tres miembros de la familia  que estaban siendo sometidos a las peores formas posibles de tortura. Pero estaba tan indefenso, que no había manera de que pudiera rescatarlos. Sólo podía consolarlos

  El Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) dijo:

 

   «Sean pacientes, 0 familia de Yasir!, Porque su destino final es el Paraíso.»

   Uthman (Que Alá esté complacido con él), también narró que el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) solía decir estas palabras para consolar a la familia. Una vez que ‘Ammar logró escapar y llegar al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él). A continuación, le pregunto cuando la persecución de los inocentes Musulmanes terminaría, y cuando podrian respirar en paz. Dijo que las cosas iban mucho más allá de todo límite. El Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) entonces lo consoló con una oración pidiéndole a Alá (Glorificado y enaltecido sea) protegiera y salvara a la familia de Yasir del fuego del infierno.

   Abu Yahl dio Sumayyah bint Khabat el peor tipo de castigo, pero ella no dudó ni por un segundo y se mantuvo tan firme como una roca. Él trató de presionarla, engañarla  y amenazarla para que se retractase, pero ella se negó rotundamente. No podía aceptar el hecho de que ella pudiera resistirse obstinadamente, y lleno de rabia arrojó su lanza contra ella. Esto resultó ser un golpe mortal, y murió. Por lo tanto, Sumayyah bint Khabat tuvo la distinción de ser la primera mujer mártir del Islam. Este incidente tuvo lugar siete años antes de la Hégira. Entonces su esposo también fue víctima de la tortura de los Quraish, y murió también. Después del martirio de ambos padres, ‘Ammar tuvo un lugar especial en el afecto del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él),  Solía dirigirse a él cariñosamente llamándolo Ibn Sumayyah. A menudo hablaba de la familia de Yasir en los mejores términos de elogio.

  ‘Abdullah bin Mas’ud (Que Alá esté complacido con él) narro que el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) dijo una vez que cuando las disensiones (disconformidad, discrepancia) y disputas entre la gente aparezcan Ibn Sumayyah siempre estará delante del recto y del justo.


   Esta familia sacrifico sus vidas, todo con el fin de alimentar la verdad, y también para ganar el más allá.

Extracto del libro grandes mujeres del islam. Editorial: Darussalam.

Deja un comentario

Cerrar menú