Aisha

Aisha

Aishah bint Abu Bakr (que Alá esté complacido con ella)

Aishah (que Alá esté complacido con ella) era la hija favorita de uno de los amigos más cercanos, y compañeros del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), Abu Bakr Siddiq (que Alá esté complacido con él). Varias Aya del Noble Corán que fueron reveladas estaban asociadas a ella, y ella estaba orgullosa de este honor. Ella se encontraba en una posición envidiable entre las madres de los creyentes, era considerada la más importante entre ellas. Alá (Glorificado y enaltecido sea) la había escogido en el cielo como la prometida de Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), un retrato de ella, envuelta en seda, fue traído a él en un sueño por el ángel Yibril (La paz sea con él). Le dijo que iba a casarse con ella, y ella sería su esposa en esta vida y en la vida del más allá también.
Ella tenía una mente brillante y una memoria notable, y, la distinción de ser:

Narradora invaluable de hadices

Debido a su estrecha relación con Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) Su conocimiento de las muchas ramas de la religión como el Fiqh y la sharia, su sabiduría en la interpretación, su dominio de las enseñanzas del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), su honradez e integridad – todas estas cualidades hacen de ella una de las personalidades más notables de la época. Era muy tierna de corazón y no había una persona necesitada que saliera de su casa con las manos vacías. El ángel Yibril (La paz sea con él) personalmente la saludó. Durante su vida el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) le dio la maravillosa noticia de que se ganó un lugar para ella en el Paraíso. Fue mientras descansaba en su regazo en el que el Profeta…. murió, y fue en su alcoba que se convirtió en su lugar final de descanso ¬. Los ángeles rodearon su alcoba, incluso durante su vida y para siempre las bendiciones de Alá (Glorificado y enaltecido sea), se derramaron sobre él, ya que está en el centro de la sagrada Mezquita de Al-Madina.
Ella dijo que eran nueve las bendiciones de Alá, (Glorificado y enaltecido sea) las cuales la distinguían de las demás mujeres en el mundo, excepto Maryam bint’ Imran (que Alá esté complacido con ella), la madre de ‘Isa (La paz sea con él).
1. El ángel Yibril (La paz sea con él) había presentado su retrato envuelto en seda verde a Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) y le dijo que esta era la imagen de la mujer elegida por Alá (Glorificado y enaltecido sea) para ser su consorte, tanto en este mundo y el siguiente.
2. Ella era la única virgen que se hubo convertido en la esposa del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él).
3. Cuando el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) murió, estaba descansando en su regazo y fue enterrado en su cuarto.
4. Muchas veces los ángeles rodearon su alcoba con amor y respeto.
5. Muy a menudo, la revelación divina vendría a Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) cuando estaban acostados descansando en paz y tranquilidad.
6. Ella era la hija del amigo leal y verdadero del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), Abu Bakr Siddiq (Que Alá esté complacido con él).
7. Una Ayat (verso del Corán) la absolvió de toda culpa, descendió de los cielos de Alá (Glorificado y enaltecido sea), que demostró su inocencia.
8. Ella nació musulmana y se había criado en un ambiente puro, y pasó sus años formativos con el más puro y el mejor de las criaturas, el Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él).
9. Alá (Glorificado y enaltecido sea) el Señor, el Sostenedor del Universo le prometió el perdón divino y recompensas en abundancia.
*******

En Aishah (Que Alá esté complacido con ella) había sangre de nobleza por ambos lados de su familia. Su madre era Umm roman (Que Alá esté complacido con ella) y su padre era Abu Bakr Siddique . Umm roman (Que Alá esté complacido con ella) ‘Aisha’ (Que Alá esté complacido con ella) nació en el año 614 CE. Su padre, Abu Bakr Siddiq (Que Alá esté complacido con él) se menciona en el Sagrado Corán en términos de elogio. Él era un hombre puro temeroso de Alá, fue el más firme partidario del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) a quien él quería mucho, incluso más que su vida, y por lo tanto “desde bebe Aishah (Que Alá esté complacido con ella) fue nacida en la cuna del Islam. Abu Bakr Siddiq(Que Alá esté complacido con él) tuvo el honor de ser enterrado junto a su querido líder y profeta, en el santuario de Al-Madina. Él entrará en el Paraíso en compañía del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él).

Aishah (Que Alá esté complacido con ella) gozaba entre sus pasatiempos favoritos como una niña se balanceaba y jugaba con muñecas. Una vez en una visita a su padre, Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) la miro jugando con un caballo con alas, apenas había cumplido los cinco años de edad en el momento. Le pregunto qué era, ella respondió que era un caballo. Él sonrió y respondió que los caballos no tienen alas, Ella rápidamente respondió que el Profeta Sulayman (La paz sea con él) tenía caballos con alas Este incidente pone de manifiesto varias cosas acerca de ella – ella era inteligente, aguda en el pensamiento y bien informada sobre cuestiones religiosas e históricas – y en una edad tan tierna, tenía una gran memoria, que nunca le pareció fallar. Ella casi nunca se olvidó de algo una vez que lo escuchó. En el momento de la Hégira (emigración) del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) a Al-Madina, apenas había cumplido los ocho años de edad, sin embargo, recordó años más tarde, incluso pequeños detalles sobre ese movimiento histórico y trascendental, cuando el primer estado islámico fue en aumento.

Apenas había cumplido los nueve años de edad cuando se unió a la familia del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) Este fue el momento en que fue golpeado por el dolor de la pérdida de su esposa Jadiyah (Que Alá esté complacido con ella) de su cariño y apoyo. Tanto ella como su tío Abu Talib, lo habían protegido contra los más poderosos jefes de las dos tribus más importantes de Arabia. Con su muerte se sentía solo y aislado.
Entonces, él y sus fieles seguidores que enfrentaban la más cruel persecución religiosa vista en la historia.

Cuando Aishah (Que Alá esté complacido con ella) se unió a su casa en Al-Madina, ella no se encontraba en una mansión de la realeza. Una serie de pequeñas habitaciones se construyeron en la localidad de Bani Nayyar, en torno a la Mezquita del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), y que ocupaba una de ellas, situado en el lado oriental de la Mezquita. Se trataba de dos metros de ancho, tenía paredes de barro y el techo de hojas y ramas.

No había ninguno de los signos de la riqueza del mundo y la pomposidad, pero esta pequeña habitación estaba llena de tesoros espirituales.

El Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) gustaba de la falta de riquezas y comodidades materiales, oraba con frecuencia ya que anhelaba morir en la pobreza, y renacer en el Día del Juicio Final en la compañía de los pobres y los necesitados.

Bilal Que Alá esté complacido con él) Se encontraba a cargo de velar siempre por las necesidades de la familia del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) Era él quien se encargaba de distribuir la oferta anual de cereales. A veces fue necesario pedir prestado dinero a la par con el fin de satisfacer sus necesidades. Cuando Arabia en su conjunto estaba bajo la autoridad del Islam, una gran cantidad de grano y monedas fluían hacia el tesoro central de los musulmanes. Pero el día en que Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) murió, no había ni comida ni un solo día en su casa. Aishah (Que Alá esté complacido con ella) mantuvo esta tradición de generosidad y desapego hasta sus últimos días. Durante los días de prosperidad, riquezas abundantes llegaban todos los días, pero siempre las distribuyó entre los necesitados al tiempo antes de caer la tarde. El rasgo más sobresaliente de su carácter era su magnanimidad y benevolencia innata. Su generosidad era ya bien conocida, y no hubo una persona necesitada que dejara su puerta con las manos vacías.

Gastaba todo lo que iba a recibir en el Nombre de Alá (Glorificado y enaltecido sea).
Aishah (Que Alá esté complacido con ella) recogería una cantidad importante y luego poco a poco lo regalaba en caridad; Asma (Que Alá esté complacido con ella) por el contrario, daría cualquier cosa que tenía en la mano. De hecho, ella incluso se endeudaba para ayudar a alguien en necesidad. Cuando se le preguntó por qué se endeudaba sin vacilar, respondió que si una persona tenía toda la intención de pagar la deuda, Alá le ayudaría a él o ella. Añadió que estaba buscando la misericordia de Alá y su ayuda.

En una ocasión, en una sola sesión dio Aishah (Que Alá esté complacido con ella) una cantidad de 70.000 Dirhams en caridad por la gracia de Alá (Glorificado y enaltecido sea), y se levantó mostrando su pañuelo vacío a la gente sentada allí. Una tarde recibió 1.00.000 Dirhams de Amir Mu’awiyah (Que Alá esté complacido con él) que se encontraba en Siria y al caer la noche la suma total se había ido en la caridad.

Se revelaron versos de Corán por ella.

Aishah (Que Alá esté complacido con ella) era una mujer modesta, pura y piadosa, pero no podía escapar de la conspiración calumniosa y maliciosa de los hipócritas. En el mes de Sha’aban 1. ‘En el año 5to. De la Hégira, Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), llevó al ejército musulmán hacia Qadeed, y una batalla de menor importancia se produjo entre ellos y la tribu de los Banu Mustalaq. Varios Hipócritas fueron también parte del ejército en esta batalla en particular. Unas cuantas personas murieron, pero la mayoría fueron capturados. El ejército estaba acampando en las orillas de un arroyo llamado Marisa.
Aishah (Que Alá esté complacido con ella) , quien era muy delgada y pequeña de catorce años de edad, también había acompañado al Profeta en esta expedición. Ella había pedido prestado un delicado collar de su hermana Asma (Que Alá esté complacido con ella).’
En el camino de regreso cuando el ejército había acampado en el desierto, ella se alejó del campamento para responder al llamado de la naturaleza. De repente se dio cuenta de que el collar se había caído en algún lugar a lo largo del camino. Volvió sobre sus pasos en busca de él y por suerte lo encontró, pero después de una búsqueda muy larga. En el momento en que llegó al lugar donde estaba el campamento, la caravana se había retirado. Ahora bien, el procedimiento normal era que las señoras, cuando eran separadas de los hombres, se meterían entre ” las cortinas de su howdah.

A continuación, los camelleros levantaron el howdah. Dado que Aishah (Que Alá esté complacido con ella) era muy ligera, nadie se dio cuenta de su ausencia. Cuando regresó después de su búsqueda para el campamento, se encontró con que la caravana se había ido. Valiente como era ella se sentó, en espera de que sus compañeros regresaran cuando se percataran de su ausencia.

Safwan bin Mu’attal tenía la responsabilidad de verificar los asuntos del campamento en relación a las cosas que podrían haber quedado atrás sin darse cuenta.
Después de la salida de la caravana, al amanecer se encontró sorpresivamente una figura acostada envuelta en una Jilbab (una prenda que cubre completamente el cuerpo) Cuando vio que era una mujer, desmonto el camello y se alejó después de bajar del camello, para que ella pudiera subirse a él. Cuando Aishah (Que Alá esté complacido con ella) lo escucho se despertó, y monto el camello. Luego el caminó dirigiendo el camello por la brida.
Por la tarde, cuando la caravana acababa de llegar al campamento junto al resto, miraron a Aishah (Que Alá esté complacido con ella) que llegaba con Safwan bin Mu’attal. Ella se bajó del camello frente a todas las personas allí reunidas.

Aishah (Que Alá esté complacido con ella) ignoraba el hecho en el que se vio involucrado en un complot horrible y espantoso, y luego le reveló a ella lo que había estado ocurriendo a sus espaldas. Aishah (Que Alá esté complacido con ella) estaba consternada por los alcances de la malicia intencionada simplemente para dañar a una persona. Después de regresar a casa, ella tomó el permiso de Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), y se fue a visitar a sus padres. También corroboró la historia que había oído. Esto a ella le rompió el corazón y comenzó a llorar. Su madre comprensiva y cariñosa trató de consolarla, pero ella no pudo contener el llanto. Ella le dijo que ella era la favorita de Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), la gente celosa de su posición se había tramado deliberadamente esta trama. Ella le aconsejó que tuviera paciencia y que todo se aclararía. Su padre también trató de calmarla y calmarse. Pero su pureza de vida e integridad de imagen no podían aceptar el hecho de que la gente pudiera ser tan cruel, y la vida pudiera ser una tortura mental. Después de dos días y noches de llanto continuo cayó enferma. En la mañana del tercer día sus padres estaban sentados con ella y tratando de consolarla, cuando el profeta que vino a verla. Él le dijo con mucha suavidad que si cometió un error debía pedir a Alá por Su perdón. En esto sus lágrimas se secaron y, y le pidió a su madre para que le respondiera al Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él). Pero su madre permaneció en silencio, triste y llorosa. Cuando vio que su madre guardo silencio hizo un llamamiento a su padre, Abu Bakr Siddiq (Que Alá esté complacido con él) para hablar con Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él), pero también él no dijo nada. Finalmente habló con su marido y le dijo que ella negó ser culpable, nadie le cree, pero ella era inocente y que sólo Alá (Glorificado y enaltecido sea), lo sabía. La mejor respuesta a estas acusaciones fue citar la respuesta del padre de Yusuf, “Dijo:

¡No! Vuestras almas os han inducido a algo, pero hermosa paciencia y en Alá es en Quien hay que buscar ayuda contra lo que contáis. Corán (12:18)

Ella estaba tan perturbada que a pesar de que trató con mucho esfuerzo, ella no podía recordar el nombre de Ya’aqub (La paz sea con él), el padre de Yusuf (La paz sea con él).
Si precisamente en este momento, las Ayat que anunciaron su inocencia fueron reveladas al profeta.
Cuando descendió la revelación su frente estaba llena de gotas de sudor por el esfuerzo, luego se volvió a Aishah (Que Alá esté complacido con ella) con una sonrisa y empezó a recitar el Ayat.

“En verdad los que vinieron con esa calumnia son un grupo de vosotros, no lo concederéis un mal para vosotros, por el contrario es un bien. Cada uno de ellos tendrá la parte de delito que haya adquirido y el que de ellos es responsable de lo más grave tendrá un castigo inmenso.* (11) ¿Por qué los creyentes y las creyentes, cuando lo oísteis, no pensaron bien por sí mismos y dijeron: Está bien claro que es una calumnia? (12) ¿Por qué no trajeron cuatro testigos de ello? Puesto que no pudieron traer ningún testigo, ésos son ante Alá los mentirosos. (13) De no haber sido por el favor de Alá sobre vosotros y por Su misericordia en esta vida y en la Otra, os habría alcanzado un inmenso castigo por haberos enredado en murmuraciones. (14) Cuando lo tomabais unos de otros con vuestras lenguas diciendo por vuestra boca algo de lo que no teníais conocimiento y lo considerabais poca cosa cuando ante Allah era grave. (15) ¿Por qué cuando lo escuchasteis no dijisteis: no es propio de nosotros hablar de esto?¡Gloria a Ti! Esto es una enorme calumnia. (16) Alá os exhorta a que no volváis jamás a algo parecido si sois creyentes. (17) Y Alá os hace claros los signos, y Alá es Conocedor y Sabio. (18) Verdaderamente aquéllos de entre los que creen que aman que se propague la indecencia, tendrán un castigo doloroso en esta vida y en la Otra. Alá sabe y vosotros no sabéis. (19) Y si no fuera por el favor de Alá con vosotros y por Su misericordia y porque Alá es Clemente y Compasivo… (20) ¡Vosotros que creéis! No sigáis los pasos del Shaytán. Y quien siga los pasos del Shaytán, el sólo manda la indecencia y lo reprobable. De no haber sido por el favor de Alá con vosotros y por Su misericordia ninguno de vosotros se habría purificado jamás; pero Alá purifica a quien quiere; y Alá es Quien oye y Quien sabe. (21)”
Corán 24. 11-21

Sus padres sintieron alivio, orgullo que su hija había sido honrada con una revelación coránica, y el alivio que fue absuelta de toda culpa. Le pidieron a su hija a se levantara y diera gracias a su marido, pero ‘Aishah (Que Alá esté complacido con ella) rápidamente respondió que estaba agradecido a Alá _ ~, porque él había revelado las Aeyas del Corán en su honor. Y estas se recitaran hasta el Día del Juicio.
Este episodio es conocido en la historia islámica, como el Evento de Ufuk.

Después de este incidente el respeto del Profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) El amor por Aishah (Que Alá esté complacido con ella) aumentó aún más. ‘Amr ibn Aas le preguntó una vez a Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) quien era la persona que más amaba en este mundo, y me contestó que ‘ Aishah (Que Alá esté complacido con ella) más que nadie. Entonces le preguntó acerca de entre su gente. Y el profeta (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) respondió que quería a Abu Bakr Siddique más.
En una ocasión, ‘Umar le dijo a su hija, Hafsah (Que Alá esté complacido con ella), que no tratara de competir con Aishah (Que Alá esté complacido con ella) ya que Muhammad (Paz y Bendiciones de Alá sean con él) le respetaba y valoraba muy alto. Una de las razones para ello fue su dominio y conocimiento de los decretos y artículos de fe, así como su brillante interpretación de la ley islámica.
Imam Thahbi citó un dicho del Profeta, que el alma del Profeta dejo su cuerpo en el lugar que más le gustaba. Por lo tanto, se ha demostrado que murió en su lugar favorito, el apartamento de Aishah (Que Alá esté complacido con ella).
*******
Ella Dejo esta existencia terrenal para el paraíso en el año 58 Hijirah el 17 de Ramadán a la edad de 66 años.
A Alláh pertenecemos y a Alá hemos de volver”.
Fue enterrada en el cementerio de Al-Madina, Jannatul Baqi ‘. Abu Huraira condujo las oraciones fúnebres. Abdullah bin Muhammad bin Abdur-Rahman ‘bin Abu Bakr Siddiq y Abdullah bin Abdur”¬Rahman bin Abu Bakr Siddique Que Alá esté complacido con ellos. la colocó suavemente en su tumba.

¡Oh alma sosegada! (27) Regresa a tu Señor, satisfecha y satisfactoria. (28) Y entra con Mis siervos, (29) entra en Mi Jardín. (30) Corán (89:27-30)

Cerrar menú